En Honduras, la legislación laboral ha sido influenciada por eventos históricos como la huelga de 1954. En consecuencia, gran parte de la regulación aplicable y de la jurisprudencia se inclina hacia la protección de los trabajadores, quienes son considerados la parte débil de la relación laboral.

En muchos casos, esta concepción particular del derecho perjudica a los empleadores y los expone a procesos judiciales largos que, de ser declarados a favor de los trabajadores, les otorga el derecho a obtener indemnizaciones como el pago de salarios caídos contados desde la interposición de la demanda hasta la fecha en que el fallo deviene firme (cuando ya no caben más recursos legales).

Nuestro despacho legal tiene por objetivo evitar al patrono los elevados costos de una litigación laboral. Con ese fin, auditamos, redactamos contratos de trabajo y manuales, actualizamos las políticas laborales de las empresas y asesoramos a nuestros clientes respecto de la mejor forma de abordar conflictos laborales. También asesoramos en relación con los procesos disciplinarios y de despido cuando son necesarios.

En aquellos casos en que el litigio es inevitable, nuestra firma representa y defiende a los empresarios ante los reclamos por despido injustificado que interponen los trabajadores. Para ello, contamos con un experimentado grupo de abogados laboralistas que tienen un profundo conocimiento del derecho.